e-learning empresarialQuiero más información
consultas onlineTeléfono 607 036 887 - 607 053 177
Linea activa

Aula de estudio: Curso Superior de Tributación

Módulo 1: Parte General
U.D. 11: Cuantificación de la deuda tributaria.
Sección:

RESUMEN

Sin hecho imponible no existe obligación tributaria.

En todo hecho imponible se distingue el elemento objetivo y el subjetivo. Respecto del primero podemos destacar tres características:

    a. Aspecto material o elementos constitutivos del hecho imponible.

    b. Aspecto espacial: los hechos imponibles se realizan en un determinado territorio.

    c. Aspecto temporal: importancia de la influencia que el tiempo ejerce en el proceso de formación de la obligación tributaria.

La obligación tributaria nace de la realización del hecho imponible. Cuando la Ley fracciona un hecho duradero en períodos, surge una obligación tributaria distinta. Hablamos, en este caso, de una obligación tributaria periodificable, y, en consecuencia, de la existencia de "períodos impositivos".

Una cosa es el momento en que nace la obligación tributaria, y otra distinta el momento en que se hace exigible la prestación tributaria. Respecto de este segundo punto, la ley tributaria y la ley especial de cada uno de los tributos establece unos plazos concretos.

Para poder exigir una determinada prestación tributaria, es necesario, previamente, haber determinado la cantidad a pagar por el sujeto pasivo, es decir, cuantificar la obligación tributaria. En este sentido, podemos distinguir entre:

    a. Los tributos fijos: no varían en función de la base.

    b. Los tributos variables: sí varían en función de la base.

A la hora de determinar la deuda tributaria, conviene analizar los siguientes conceptos:

a. Base imponible: cuantificación del hecho imponible.

b. Procedimiento de estimación de la base imponible, con tres métodos:

    1. Método de estimación directa.

    2. Método de estimación objetiva.

    3. Método de estimación indirecta.

c. Base liquidable: será el resultado de practicar en la base imponible las reducciones previstas en la ley para cada tributo. Puede, por tanto, coincidir con la base imponible cuando no existan reducciones.

d. Tipo de gravamen. Nos encontramos con dos clases:

    1. Los que se aplican a bases no monetarias.

    2. Los que no se aplican a bases monetarias.

Las alícuotas o tipos de gravamen pueden ser:

    1. Proporcionales.

    2. Progresivos.

    3. Regresivos.

e. Cuota tributaria: es la cantidad a satisfacer a la Hacienda Pública resultante de la aplicación de un determinado tipo de gravamen a la base liquidable. Ahora bien, estas cantidades no siempre coinciden con la suma a ingresar del tributo; recordemos que existen los pagos a cuenta y las retenciones.

f. Deuda tributaria: está formada por la cuota tributaria, por los pagos a cuenta o fraccionados, por las cantidades retenidas, por los ingresos a cuenta, por los recargos extemporáneos, por los intereses de demora y por los recargos de periodo ejecutivo.

Determinación de la base por el método 1. Estimación directa
BASE IMPONIBLE
2. Estimación objetiva
3. Estimación indirecta
REDUCCIONES LEGALES
 
BASE LIQUIDABLE x TIPO DE GRAVAMEN
   
CUOTA TRIBUTARIA
Retenciones. Pagos fraccionados. Ingresos a cuenta. Intereses de demora. Recargos.
 
DEUDA TRIBUTARIA
 
 

Instrucciones de uso del campus virtual   Página de inicio

El sistema de gestión de la calidad de AFIGE es conforme con la norma ISO 9001:2000
Certificado nº 2664/ER/01/03

El diseño e implantación del sistema de calidad de AFIGE ha sido auditado con éxito por la empresa certificadora ECA. Por tanto, AFIGE es una empresa certificada conforme a la normativa internacional ISO 9001:2000, lo que significa un reconocimiento expreso a nuestro esfuerzo permanente por ofrecerle un servicio de calidad contrastada.

AFIGE ha diseñado e implantado un sistema completo de gestión de la calidad. Este sistema incluye todas las etapas en que se desarrolla la prestación de nuestros servicios. El control y la selección de los proveedores, los distintos procesos de nuestra cadena de servicios, el diseño, elaboración y control de los cursos de formación, el seguimiento continuado efectuado a nuestros asociados y alumnos, son engranajes de la cadena de valor añadido y que son cuidadosamente vigilados para estar en disposición de ofrecer un servicio de calidad. Asimismo, la distribución de funciones, la formación permanente de todas las personas que componen nuestro equipo humano y el estricto control de calidad del sistema de resolución de consultas, son elementos esenciales que configuran también la política de calidad implantada en AFIGE.

Herramientas Aula