e-learning empresarialQuiero más información
consultas onlineTeléfono 607 036 887 - 607 053 177
Linea activa

Campus Virtual de afige - Visor de documentos

Préstamos participativos: una alternativa de financiación

Los préstamos participativos son una fórmula de financiación intermedia entre el capital social y el préstamo a largo plazo y se encuentran regulados en el artículo 20 del Real Decreto-ley 7/1996, de 7 de junio, sobre Medidas Urgentes de Carácter Fiscal y de Fomento y Liberalización de la Actividad Económica.

Los préstamos participativos pueden ser concedidos tanto por entidades financieras como por cualquier persona física o jurídica. En muchos casos, son concedidos por el propio empresario o por personas cercanas al empresario.

Sus características principales son:

  • Tienen un vencimiento a largo plazo y, normalmente, contemplan un periodo de carencia en la devolución del principal.
  • La entidad o persona prestamista percibirá obligatoriamente un interés variable que se determinará en función de la evolución de la actividad de la empresa prestataria. El criterio para determinar dicha evolución podrá ser: el beneficio neto, el volumen de negocio, el patrimonio total o cualquier otro que libremente acuerden las partes contratantes, si bien el más habitual es referenciarlo al nivel de beneficios. Esta circunstancia lo hace especialmente atractivo, pues vincula el pago de intereses a que la sociedad obtenga también una rentabilidad. Por tanto, facilita unas condiciones que tratan de no ahogar a la sociedad y su tesorería, sino de ser rentables cuando la empresa lo es y no serlo cuando los resultados no permiten el pago de intereses.
  • Además, podrán acordar un interés fijo con independencia de la evolución de la actividad, sin que éste tenga carácter obligatorio. En todos los casos, los intereses son deducibles en el impuesto sobre sociedades.
  • Las partes contratantes podrán acordar una cláusula penalizadora para el caso de amortización anticipada. En todo caso, el prestatario sólo podrá amortizar anticipadamente el préstamo participativo si dicha amortización se compensa con una ampliación de igual cuantía de sus fondos propios, y siempre que ésta no provenga de la actualización de activos.
  • En caso de concurso, los préstamos participativos, en orden a la prelación de créditos, se consideran deuda subordinada y se sitúan después de los acreedores comunes.
  • Los préstamos participativos se considerarán patrimonio neto a los efectos de la reducción de capital y liquidación de sociedades previstas en la legislación mercantil.

Por último, cabe destacar que este es un vehículo muy frecuente para realizar nuevas aportaciones de capital por parte de los socios de las sociedades mercantiles. Aportaciones que, como decíamos, forman parte de los fondos propios, lo que otorga mayor solvencia a la compañía, pero están sujetas a devolución y no se integran en el capital social.

Revista jurídica y financiera Ref.717770 (05/05/2016)
 

Instrucciones de uso del campus virtual   Página de inicio

El sistema de gestión de la calidad de AFIGE es conforme con la norma ISO 9001:2000
Certificado nº 2664/ER/01/03

El diseño e implantación del sistema de calidad de AFIGE ha sido auditado con éxito por la empresa certificadora ECA. Por tanto, AFIGE es una empresa certificada conforme a la normativa internacional ISO 9001:2000, lo que significa un reconocimiento expreso a nuestro esfuerzo permanente por ofrecerle un servicio de calidad contrastada.

AFIGE ha diseñado e implantado un sistema completo de gestión de la calidad. Este sistema incluye todas las etapas en que se desarrolla la prestación de nuestros servicios. El control y la selección de los proveedores, los distintos procesos de nuestra cadena de servicios, el diseño, elaboración y control de los cursos de formación, el seguimiento continuado efectuado a nuestros asociados y alumnos, son engranajes de la cadena de valor añadido y que son cuidadosamente vigilados para estar en disposición de ofrecer un servicio de calidad. Asimismo, la distribución de funciones, la formación permanente de todas las personas que componen nuestro equipo humano y el estricto control de calidad del sistema de resolución de consultas, son elementos esenciales que configuran también la política de calidad implantada en AFIGE.