e-learning empresarialQuiero más información
consultas onlineTeléfono gratuito 900 805 617
Linea activa

Campus Virtual de afige - Visor de documentos

Boletín Económico Financiero Ref.670633 (01/12/2010)

Los Sujetos del Tributo

1- La relación jurídico-tributaria

La relación jurídico-tributaria es entendida en nuestro ordenamiento como un conjunto de obligaciones y deberes, derechos y potestades originadas por la aplicación de los tributos. De esta relación se derivan obligaciones tanto materiales como formales y tanto para el obligado tributario como para la Administración.

2- Desglose de los sujetos del tributo

2.1. El Sujeto activo

El sujeto activo de la relación jurídico tributaria es el acreedor, es decir, aquel a favor del cual debe realizarse la prestación tributaria, será sujeto activo el Estado o Administración Tributaria,  dado que son estos entes los que tienen la potestad de exigir el pago de los tributos.

2.2. El Sujeto pasivo

Es sujeto pasivo el obligado tributario que según la ley debe cumplir la obligación tributaria principal, así como las obligaciones formales inherentes a la misma, sea como contribuyente o como sustituto del mismo. Adicionalmente, el sujeto pasivo también ha de cumplir con las obligaciones tributarias accesorias.

Dentro del concepto sujeto pasivo, se engloban dos figuras:

a.-) El contribuyente: Es contribuyente el sujeto pasivo que realiza el hecho imponible, en este sentido, el contribuyente ha de cumplir con la obligación tributaria principal así como  con las obligaciones formales inherentes a la misma dado que es él quien las origina.

b.-) Sustituto del contribuyente: Es sustituto el sujeto pasivo que por imposición de la ley y en lugar del contribuyente, está obligado a cumplir con la obligación tributaria principal así como las obligaciones formales inherentes a la misma.

El sustituto desplaza al contribuyente y se posiciona en primera línea deudora.

Hay que tener en cuenta que es sustituto del contribuyente quien lo sea por imposición legal (nunca por acuerdos o convenios entre particulares).

Lógicamente el sustituto no es el que ha realizado el hecho imponible, ya que eso es exclusivo del contribuyente, lo que ha realizado es el presupuesto fáctico de la sustitución, de tal modo que el contribuyente queda relevado de la posición pasiva de la relación tributaria, que se desarrollará solamente entre la Administración y el sustituto.

2.3. El Responsable

Son responsables de las deudas tributarias las personas físicas o jurídicas o entidades sin personalidad jurídica que se colocan, por mandato legal, junto a los deudores principales, pero no los desplazan ni ocupan su lugar, es decirla responsabilidad del deudor principal no desaparece.
Para que surja una situación de responsabilidad, es necesario que se produzca el presupuesto de hecho en cuya virtud se genera la obligación del responsable.

Existen dos clases de responsables:

a.-) La Responsabilidad Subsidiaria: Es necesario que exista una previa declaración de fallido del deudor principal y, en su caso a los responsables solidarios, para que al responsable subsidiario se le pueda exigir el cumplimiento de la deuda.

b.-) La Responsabilidad Solidaria: El responsable solidario se coloca junto al contribuyente en una posición de igualdad de tal modo que concluido el periodo voluntario de ingreso, si el deudor no ha pagado, la Administración podrá dirigirse contra el deudor principal, el responsable o responsables solidarios o contra todos a la vez.

Debo destacar que en ningún caso se presume la responsabilidad dado que se encuentra amparada bajo el principio de reserva de ley en materia tributaria. En el caso de que la ley no especificara el tipo de responsabilidad, siempre será subsidiaria por ser menos gravosa.

2.4. El Sucesor

a.-) La sucesión mortis causa.

Cuando sucede la muerte de un causante persona física y obligado tributario, se da el presupuesto de hecho de la sucesión mortis causa de personas físicas, la consecuencia jurídica de esta situación, es que el sucesor mortis causa se subroga en la posición del causante obligado tributario.

De este modo, al fallecer una persona física son sus herederos lo que deben cumplir con las obligaciones tributarias del causante pendientes en el momento del fallecimiento, sin perjuicio de las limitaciones establecidas en la Legislación Civil.

Si los herederos aceptasen la herencia pura i simplemente, deberían cumplir con las obligaciones tributarias del causante con todos sus bienes presentes y futuros, por otro lado si aceptasen la herencia a beneficio de inventario, responderían únicamente hasta el valor de la parte de la herencia que les corresponda. En caso de pluralidad de herederos responden solidariamente.

En el caso de la sucesión mortis causa no se transmiten las sanciones por infracciones tributarias.

b.-) Sucesores de personas jurídicas y entidades sin personalidad jurídica.

Cuando sucede una extinción de una persona jurídica o entidad sin personalidad jurídica, el sucesor ocupa el lugar de la persona jurídica o entidad sin personalidad jurídica dado que esta ya no existe.

Se transmiten todas aquellas obligaciones tributarias materiales pendientes devengadas hasta el momento exacto de la extinción independientemente de que estén liquidadas o no.

En este supuesto, se exige a los sucesores las sanciones por infracciones tributarias cometidas por la persona jurídica o la entidad sin personalidad jurídica hasta el límite del valor de la cuota de liquidación que les corresponda (Este límite no será de aplicación en los supuestos de disolución sin liquidación).

3- Conclusiones

En el marco de las relaciones jurídico-tributarias, las obligaciones tributarias principales y formales pueden ser compelidas por distintos sujetos que no coinciden con la figura del contribuyente o persona que realiza el hecho imponible.

 

Instrucciones de uso del campus virtual   Página de inicio

El sistema de gestión de la calidad de AFIGE es conforme con la norma ISO 9001:2000
Certificado nº 2664/ER/01/03

El diseño e implantación del sistema de calidad de AFIGE ha sido auditado con éxito por la empresa certificadora ECA. Por tanto, AFIGE es una empresa certificada conforme a la normativa internacional ISO 9001:2000, lo que significa un reconocimiento expreso a nuestro esfuerzo permanente por ofrecerle un servicio de calidad contrastada.

AFIGE ha diseñado e implantado un sistema completo de gestión de la calidad. Este sistema incluye todas las etapas en que se desarrolla la prestación de nuestros servicios. El control y la selección de los proveedores, los distintos procesos de nuestra cadena de servicios, el diseño, elaboración y control de los cursos de formación, el seguimiento continuado efectuado a nuestros asociados y alumnos, son engranajes de la cadena de valor añadido y que son cuidadosamente vigilados para estar en disposición de ofrecer un servicio de calidad. Asimismo, la distribución de funciones, la formación permanente de todas las personas que componen nuestro equipo humano y el estricto control de calidad del sistema de resolución de consultas, son elementos esenciales que configuran también la política de calidad implantada en AFIGE.