e-learning empresarialQuiero más información
consultas onlineTeléfono gratuito 900 805 617
Linea activa

Campus Virtual de afige - Visor de documentos

Boletín Económico Financiero Ref.673753 (09/02/2011)

La excedencia voluntaria

1-Concepto

Podemos definir la excedencia voluntaria como aquella figura afín a la suspensión contractual durante la cual las partes quedan exoneradas de sus obligaciones recíprocas, pero en la que el trabajador, salvo lo dispuesto en convenio, no posee un derecho incondicional a reserva de puesto de trabajo.

2-Requisitos

Los requisitos para solicitar la excedencia voluntaria se hallan regulados en el art. 46 del Estatuto de los Trabajadores, complementados con la doctrina que en este aspecto ha emanado de los diversos órganos judiciales.

Esta clase de excedencia no requiere de justificación o motivación por parte del trabajador, siendo nulo el pacto por el que se condiciona su concesión al conocimiento previo de los motivos que llevan a cabo al trabajador su solicitud.

Son requisitos indispensables para su concesión que el trabajador acredite, con carácter previo, una antigüedad no inferior a 12 meses (1 año) y que entre el disfrute de la última excedencia y la que se pretenda solicitar hayan transcurrido al menos 4 años.

3-Solicitud

El trabajador debe solicitar por escrito a la empresa su intención de acogerse a una excedencia voluntaria. La solicitud deberá ser siempre previa al inicio y constará de la fecha de inicio así como del plazo total de duración.

El trabajador deberá esperar la contestación de la empresa, que podrá concederla, denegarla, o guardar silencio. En los dos últimos casos, el trabajador que cumpla los requisitos para su concesión deberá solicitar su concesión judicial, pues el inicio de una excedencia voluntaria sin concesión expresa de la empresa o del juez, supone un abandono del puesto de trabajo. Esto es así porque el art. 46.2 del Estatuto de los Trabajadores dice: “El trabajador… tiene derecho a que se le reconozca la posibilidad de situarse en excedencia voluntaria…”

4-Duración

La duración de la excedencia voluntaria no puede ser inferior a 4 meses ni superar los 5 años. Dentro de este plazo será el trabajador quien determinará el período de disfrute, pudiendo solicitarse prórrogas sucesivas de ser la inicial por período inferior al máximo legal, siendo, en este último caso, facultad de la empresa concederlas o no.

5-Efectos

La excedencia voluntaria no es una causa de suspensión del contrato propiamente dicha, puesto que el trabajador excedente no conserva un derecho incondicional a la reserva de puesto de trabajo, si no únicamente un derecho preferente al reingreso en las vacantes de igual o similar categoría que se produjeran en la empresa.

No obstante, los períodos de excedencia voluntaria pueden configurarse como verdaderos períodos de suspensión del contrato de trabajo cuando, por convenio colectivo o acuerdo individual, se obliga a la empresa a readmitir al excedente en el mismo puesto de trabajo que ocupaba

El período durante el que el trabajador permanece en situación de excedencia voluntaria no es computable a efectos de antigüedad y, en consecuencia, no computa para fijar las indemnizaciones por despido.

En esta situación de excedencia el trabajador no tiene derecho a reserva del puesto de trabajo. No obstante, tiene un derecho preferente al reingreso en vacantes de igual o similar categoría. El puesto de trabajo al que se reincorpore el trabajador puede ser distinto respecto del puesto saliente en cuanto al destino, población, horario, o jornada. Sin embargo, quedan a salvo posibles acciones del trabajador por modificación sustancial de condiciones de trabajo.

La excedencia voluntaria no comporta para el empresario el deber de reservar al trabajador excedente el puesto de trabajo desempeñado con anterioridad, por lo que el empresario puede disponer de la plaza vacante contratando a otro trabajador para el desempeño de la misma, reordenando los cometidos laborales que la integran, o incluso procediendo a la amortización de la misma. Esto significa que el derecho expectante del excedente voluntario sólo puede ejercerse de manera inmediata cuando el mismo puesto de trabajo, u otro similar o equivalente, se encuentra disponible en la empresa.

Conforme a lo anteriormente dicho:

  • El empresario puede proceder a la cobertura del puesto de trabajo que ocupaba el excedente utilizando cualquier modalidad de contratación, excepto el contrato de interinidad, que tiene como finalidad sustituir a trabajadores con reserva de su puesto de trabajo, por lo que no resulta válido para suplir a trabajadores en situación de excedencia voluntaria.
  • Extinción del contrato durante la excedencia: los trabajadores que se encuentran disfrutando de un período de excedencia voluntaria no tienen derecho a percibir la indemnización derivada del despido económico o colectivo autorizado mediante expediente de regulación de empleo, puesto que únicamente poseen un derecho de reingreso expectante, en el que la ocupación del puesto de trabajo está condicionada a la existencia de vacantes.
  • Cambio en la titularidad de la empresa: en caso de sucesión de empresa, el nuevo empresario queda subrogado en las obligaciones del anterior respecto del trabajador excedente, que mantiene su derecho a solicitar el reingreso al nuevo titular de la empresa.
  • Cotización: la empresa debe dar de baja al trabajador en la Seguridad Social ya que al suspenderse la obligación de trabajar no procede el abono de salarios no existiendo tampoco obligación de cotizar.
  • El trabajador no se encuentra en situación asimilada al alta, pero puede suscribir un convenio especial con la Seguridad Social para mantenerse en situación asimilada a efectos de causar derecho a las prestaciones de Seguridad Social.
 

Instrucciones de uso del campus virtual   Página de inicio

El sistema de gestión de la calidad de AFIGE es conforme con la norma ISO 9001:2000
Certificado nº 2664/ER/01/03

El diseño e implantación del sistema de calidad de AFIGE ha sido auditado con éxito por la empresa certificadora ECA. Por tanto, AFIGE es una empresa certificada conforme a la normativa internacional ISO 9001:2000, lo que significa un reconocimiento expreso a nuestro esfuerzo permanente por ofrecerle un servicio de calidad contrastada.

AFIGE ha diseñado e implantado un sistema completo de gestión de la calidad. Este sistema incluye todas las etapas en que se desarrolla la prestación de nuestros servicios. El control y la selección de los proveedores, los distintos procesos de nuestra cadena de servicios, el diseño, elaboración y control de los cursos de formación, el seguimiento continuado efectuado a nuestros asociados y alumnos, son engranajes de la cadena de valor añadido y que son cuidadosamente vigilados para estar en disposición de ofrecer un servicio de calidad. Asimismo, la distribución de funciones, la formación permanente de todas las personas que componen nuestro equipo humano y el estricto control de calidad del sistema de resolución de consultas, son elementos esenciales que configuran también la política de calidad implantada en AFIGE.