e-learning empresarialQuiero más información
consultas onlineTeléfono 607 036 887 - 607 053 177
Linea activa

Campus Virtual de afige - Visor de documentos

El protocolo familiar: de la empresa familiar a la familia empresaria

En España existen más de 1,1 millones de empresas familiares, que generan más de siete millones de empleos directos. Las empresas familiares representan más del 90% del total de empresas del país, auténtica columna vertebral de la economía española. Estos datos podrían ser extrapolables al resto del mundo en su conjunto.

El protocolo quiere establecer un marco referencial de convivencia común para alcanzar la unidad familiar y mantener el compromiso de todos sus miembros, y así lograr la continuidad del proyecto empresarial común. Como cada familia y cada empresa es un mundo debido a su cultura, identidad, valores y objetivos, no se puede establecer una receta mágica de cuál es el modelo de protocolo familiar de éxito.

La razón de ser del protocolo familiar es:

  • establecer la misión, visión y valores de la familia empresaria, es decir, la esencia para continuar con el proyecto.
  • concretar el modelo de empresa familiar que se desea ser.

  • definir la estructura y los órganos de gobierno de la familia y de la empresa.

  • a nivel económico, dejar claros aspectos como el proceso de transmisión de la propiedad, la política de dividendos, el método de valoración de trasmisiones, etc.

Ponerse de acuerdo en estos temas requiere un proceso de reflexión y debate conjunto entre todos los miembros de la familia que participan en la empresa familiar.

El Protocolo Familiar tiene tres niveles de legalidad:

  • cláusulas que deben respetar el Código de Comercio y la Ley de sociedades.
  • cláusulas que se constituyen como contrato entre privados, es decir, de cumplimiento obligatorio.

  • y también muchos "pactos de caballeros", cláusulas cuyo incumplimiento solo es punible moralmente, y esto, generalmente, es llevado a cabo por la misma familia empresaria.

Qué debe contener un protocolo familiar:

Aunque, como se ha dicho, cada protocolo familiar sea diferente, lo que sí se puede es identificar qué aspectos tienen en común. Para que un documento de este tipo tenga resultados, los contenidos mínimos que debe describir están relacionados con:

  • cómo van a ser las relaciones económicas y profesionales de los socios o miembros de la familia.
  • de qué manera se va a producir la entrada o salida de nuevos socios.

  • cómo se gestiona y organiza la operativa del día a día en el negocio, es decir, quién asume cada rol y qué salario va a percibir por desempeñarlo.

  • cuáles van a ser los órganos de gobierno, quién participa en ellos y de qué manera. Los órganos que suelen existir en las empresas familiares son:

    • la Junta de Familia.

    • el Consejo Familiar.

    • los Comités de Seguimiento, clasificados en ámbitos de actuación.

  • qué mayoría necesaria es exigible en cada uno de estos órganos para la adopción de acuerdos
  • cómo se va a designar al sucesor y qué criterios debe cumplir en cuanto a formación, experiencia y capacidades

  • qué sanciones se adoptarán si no se cumplen las normas establecidas y acordadas entre todos.

Teniendo claras estas pautas, cada familia deberá elaborar y consensuar un protocolo propio y adaptado, que cubra las principales incertidumbres y contribuya a crear un ambiente de seguridad y confianza entre los socios de la empresa.

La experiencia demuestra que el protocolo familiar resulta un instrumento eficaz para la prevención de conflictos. Por eso es muy conveniente redactarlo anticipándose a los posibles problemas que pudieran surgir.

Revista jurídica y financiera Ref.718438 (18/05/2016)
 

Instrucciones de uso del campus virtual   Página de inicio

El sistema de gestión de la calidad de AFIGE es conforme con la norma ISO 9001:2000
Certificado nº 2664/ER/01/03

El diseño e implantación del sistema de calidad de AFIGE ha sido auditado con éxito por la empresa certificadora ECA. Por tanto, AFIGE es una empresa certificada conforme a la normativa internacional ISO 9001:2000, lo que significa un reconocimiento expreso a nuestro esfuerzo permanente por ofrecerle un servicio de calidad contrastada.

AFIGE ha diseñado e implantado un sistema completo de gestión de la calidad. Este sistema incluye todas las etapas en que se desarrolla la prestación de nuestros servicios. El control y la selección de los proveedores, los distintos procesos de nuestra cadena de servicios, el diseño, elaboración y control de los cursos de formación, el seguimiento continuado efectuado a nuestros asociados y alumnos, son engranajes de la cadena de valor añadido y que son cuidadosamente vigilados para estar en disposición de ofrecer un servicio de calidad. Asimismo, la distribución de funciones, la formación permanente de todas las personas que componen nuestro equipo humano y el estricto control de calidad del sistema de resolución de consultas, son elementos esenciales que configuran también la política de calidad implantada en AFIGE.