e-learning empresarialQuiero más información
consultas onlineTeléfono gratuito 900 805 617
Linea activa

Campus Virtual de afige - Visor de documentos

Boletín Económico Financiero Ref.542365 (01/05/2010)

Cómo obtener el importe neto de la cifra de negocio

1- Introducción.

El concepto de importe neto de la cifra anual de negocios viene regulado en el artículo 191 del Texto Refundido de la Ley de Sociedades Anónimas, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1564/1989, de 22 de diciembre, al establecer que éste “comprenderá los importes de la venta de los productos y de la prestación de servicios correspondientes a las actividades ordinarias de la sociedad, deducidas las bonificaciones y demás reducciones sobre las ventas, así como el Impuesto sobre el Valor Añadido y otros impuestos directamente relacionados con la mencionada cifra de negocios”.

No obstante, es necesario delimitar los términos empleados en la definición anterior, ante la posibilidad de encontrarnos en situaciones de dudosa aplicación.

2- La actividad ordinaria de la sociedad

¿Qué debe entenderse por actividad ordinaria de la sociedad? Pues bien, existe consenso al definir que se trata de la actividad realizada regularmente por la empresa y de la que se derivan ingresos periódicamente.

No obstante, en la realidad es frecuente encontrarnos con sociedades que realizan de forma simultánea o alternativa varias actividades. En estos casos, los ingresos originados por las distintas actividades formarán parte del importe neto de la cifra de negocios, por tratarse de actividades ordinarias.

Distinto supuesto constituyen las operaciones realizadas de forma ocasional, las cuales independientemente de su importe deben quedar excluidas del referido concepto. En concreto, hacemos referencia a las partidas incluidas como “Otros ingresos de explotación”.

3- Delimitación de ventas y prestaciones de servicios

Se incluirán las ventas y prestaciones de servicios derivadas de la actividad ordinaria que, a su vez, se obtengan del giro o tráfico habitual. Las entregas de mercancías o productos destinados a la venta, y prestaciones de servicios que las empresas efectúen a cambio de activos no monetarios o como contraprestación de servicios que representan gastos para ella, también formarán parte del importe neto de la cifra de negocios.

Por otro lado, no se incluirán en el citado concepto:

  • Los productos y servicios destinados a la venta consumidos por la propia empresa.
  • El importe de las subvenciones. No obstante, las subvenciones que se otorguen en función de las unidades de producto vendidas y que formen parte del precio de venta de los bienes y servicios quedarán incluidas para el cómputo.
  • Los ingresos financieros derivados de la venta a plazos de bienes y servicios no formarán parte del importe neto de cifra de negocios, excepto que se trate de una entidad de crédito.
  • El Impuesto sobre el Valor Añadido, así como el importe de los Impuestos Especiales que gravan la fabricación o importación de ciertos bienes en el caso del fabricante o importador.

4- Reducciones sobre ventas

En cualquier caso se deducirán del importe neto de la cifra de negocios las siguientes partidas:

  • Los importes de las devoluciones de ventas.
  • Los “Rappels” sobre ventas o prestaciones de servicios.
  • Otros descuentos comerciales.

5- Conclusiones

Para determinar el importe neto de la cifra de negocios de una empresa es necesario delimitar tanto positivamente como negativamente el concepto establecido por la normativa mercantil.

 

Instrucciones de uso del campus virtual   Página de inicio

El sistema de gestión de la calidad de AFIGE es conforme con la norma ISO 9001:2000
Certificado nº 2664/ER/01/03

El diseño e implantación del sistema de calidad de AFIGE ha sido auditado con éxito por la empresa certificadora ECA. Por tanto, AFIGE es una empresa certificada conforme a la normativa internacional ISO 9001:2000, lo que significa un reconocimiento expreso a nuestro esfuerzo permanente por ofrecerle un servicio de calidad contrastada.

AFIGE ha diseñado e implantado un sistema completo de gestión de la calidad. Este sistema incluye todas las etapas en que se desarrolla la prestación de nuestros servicios. El control y la selección de los proveedores, los distintos procesos de nuestra cadena de servicios, el diseño, elaboración y control de los cursos de formación, el seguimiento continuado efectuado a nuestros asociados y alumnos, son engranajes de la cadena de valor añadido y que son cuidadosamente vigilados para estar en disposición de ofrecer un servicio de calidad. Asimismo, la distribución de funciones, la formación permanente de todas las personas que componen nuestro equipo humano y el estricto control de calidad del sistema de resolución de consultas, son elementos esenciales que configuran también la política de calidad implantada en AFIGE.