e-learning empresarialQuiero más información
consultas onlineTeléfono 607 036 887 - 607 053 177
Linea activa

Aula de estudio: Curso Superior de Tributación

Módulo 3: Sistema tributario español. Parte especial, impuestos directos e indirectos.
U.D. 28: Impuesto sobre Sociedades.
Sección:

RESUMEN

Primera parte - Caracteres generales

El I.S. es un tributo de carácter directo personal que grava la renta de las sociedades y demás entidades jurídicas.

Su regulación se encuentra, fundamentalmente, en la Ley 27/2014 del Impuesto sobre Sociedades y en el RD 634/2015 por el que se aprueba el Reglamento.

En cuanto al ámbito de aplicación, hemos de distinguir:

    a. Ambito espacial: se extiende por todo el territorio español, si bien existen regímenes tributarios especiales por razón del territorio.

    b. Ambito personal: "es un tributo de carácter directo y naturaleza personal que grava la renta de las sociedades y demás entidades jurídicas". La Ley y el Reglamento engloba no sólo a las tradicionales sociedades civiles y mercantiles, sino también a otras entidades, como las uniones temporales de empresas, los fondos de pensiones, los fondos de capital-riesgo y otros.

    c. Ambito objetivo: el hecho imponible del IS es la obtención de renta por el contribuyente.

Segunda parte - Régimen general

Base imponible: es la cuantificación del hecho imponible; está constituida por el importe de la renta en el período de la imposición minorada por la compensación de bases imponibles negativas de ejercicios anteriores.

Existen tres métodos o sistemas de determinación de la base imponible:

  • Estimación directa
  • Estimación indirecta
  • Estimación objetiva

Los principales ingresos computables proceden de:

    1. Las ventas, ejecuciones de obra y prestaciones de servicios.

    2. Bonificaciones y descuentos obtenidos en función de las compras y adjudicaciones realizadas, incluso cuando fuesen en especie.

    3. Los trabajos realizados para la construcción, fabricación o mejora del inmovilizado de la empresa.

    4. Los ingresos financieros.

    5. Las subvenciones, donaciones y legados.

    6. El exceso de las provisiones dotadas en relación a las posibles pérdidas o responsabilidades.

    7. Indemnizaciones devengadas sobre operaciones y valores de explotación y elementos del inmovilizado.

    8. Corrección monetaria por transacciones en moneda extranjera.

Para la determinación de los rendimientos netos se deducirán, en su caso, de los ingresos íntegros obtenidos por el contribuyente, los gastos y el importe del deterioro sufrido por los bienes de que los ingresos procedan. Desaparece el requisito de la necesidad del gasto para que sea deducible. En principio, todos los gastos contabilizados son deducibles, salvo que la Ley del Impuesto sobre Sociedades diga lo contrario. Si bien, las liberalidades nunca son deducibles. Entre estos gastos destacamos: los gastos de personal, los de adquisiciones corrientes de bienes efectuadas a terceros, los gastos financieros, los tributos fiscalmente deducibles, los servicios exteriores, la dotación de provisión, las dotaciones del ejercicio para amortización, las diferencias negativas de valoración, las pérdidas sufridas en valores de explotación, la reducción del valor de los fondos editoriales, las dotaciones anuales a los fondos de reversión y los gastos de dirección y generales de administración de sociedades extranjeras con establecimiento permanente.

También son gastos deducibles las pérdidas patrimoniales ajenas al proceso productivo y procedentes de causas extrínsecas a la empresa.

Tipo de gravamen: el tipo general es del 25%, pero existen excepciones.

Cuota íntegra: será la cantidad resultante de aplicar el tipo de gravamen correspondiente a la base imponible positiva.

Existen también una serie de exenciones, deducciones y bonificaciones.

Gestión del impuesto:

Conviene destacar aquí la importancia de llevar una correcta contabilidad en la empresa, aplicando el Código de Comercio y el PGC.

En cada delegación de Hacienda se llevará un índice de Entidades, en el cual constarán inscritas todas aquellas con domicilio fiscal en su ámbito territorial, excepto las entidades exentas.

Todas estas entidades deberán tener un número de identificación fiscal (NIF) como medio de control administrativo y fiscal de sus actuaciones.

Los sujetos pasivos del Impuesto sobre Sociedades estarán obligados a presentar declaración correcta del hecho imponible, sus elementos y de sus circunstancias integrantes. Dicha declaración se ajustará a la contabilidad del contribuyente y a las normas reguladoras del Impuesto.

La LGT establece un régimen de infracciones y sanciones al respecto.

La jurisdicción contencioso-administrativa será la competente para solucionar las controversias que se susciten entre la Administración y los contribuyentes.

En cuanto a la obligación de contribuir, afecta a aquellas sociedades residentes en España y aquellas otras que no son residentes pero que han obtenido rentas en España.

Existen, no obstante, una serie de rentas que quedan exentas.

Tercera parte - Regímenes especiales

  • Sociedades Patrimoniales
  • Grupos
  • Agrupaciones de interés económico (AIE)
  • Uniones temporales de empresas (UTE)
  • Sociedades y Fondos de Capital-riesgo y sociedades de desarrollo Industrial Regional
  • Instituciones de Inversión Colectiva
  • Régimen Especial de las fusiones
  • Minería
  • Hidrocarburos
  • Cooperativas protegidas
  • Régimen fiscal de entidades dedicadas al arrendamiento de viviendas
  • Transparencia fiscal internacional
  • Incentivos fiscales para entidades de reducida dimensión
  • Régimen fiscal de determinados contratos de arrendamiento financiero
  • Régimen de las entidades de tenencia de valores extranjeros
  • Régimen de entidades parcialmente exentas
  • Régimen de las comunidades titulares de montes vecinales en mano común
  • Régimen de las entidades navieras en función del tonelaje
 

Instrucciones de uso del campus virtual   Página de inicio

El sistema de gestión de la calidad de AFIGE es conforme con la norma ISO 9001:2000
Certificado nº 2664/ER/01/03

El diseño e implantación del sistema de calidad de AFIGE ha sido auditado con éxito por la empresa certificadora ECA. Por tanto, AFIGE es una empresa certificada conforme a la normativa internacional ISO 9001:2000, lo que significa un reconocimiento expreso a nuestro esfuerzo permanente por ofrecerle un servicio de calidad contrastada.

AFIGE ha diseñado e implantado un sistema completo de gestión de la calidad. Este sistema incluye todas las etapas en que se desarrolla la prestación de nuestros servicios. El control y la selección de los proveedores, los distintos procesos de nuestra cadena de servicios, el diseño, elaboración y control de los cursos de formación, el seguimiento continuado efectuado a nuestros asociados y alumnos, son engranajes de la cadena de valor añadido y que son cuidadosamente vigilados para estar en disposición de ofrecer un servicio de calidad. Asimismo, la distribución de funciones, la formación permanente de todas las personas que componen nuestro equipo humano y el estricto control de calidad del sistema de resolución de consultas, son elementos esenciales que configuran también la política de calidad implantada en AFIGE.

Herramientas Aula