e-learning empresarialQuiero más información
consultas onlineTeléfono 607 036 887 - 607 053 177
Linea activa

Campus Virtual de afige - Visor de documentos

La fusión de sociedades: una alternativa competitiva

Las fusiones se regulan en la Ley 3/2009 de modificaciones estructurales de las sociedades mercantiles. La fusión es un mecanismo de concentración de empresas que conlleva la suma de patrimonios y de socios de las sociedades que intervienen en la operación. Del proceso de fusión se extinguen las personalidades jurídicas iniciales, con el fin de ampliar el patrimonio de otra personalidad jurídica preexistente o de nueva constitución.

Los motivos para iniciar un proceso de fusión pueden ser diversos. Entre ellos destacamos:

  1. Aumentar la dimensión.
  2. Ganar cuota de mercado.
  3. Acceso a nuevos mercados.
  4. Ampliación de gama de producto.
  5. Adquisición de tecnología.
  6. Sinergias financieras.
  7. Economías de costes.
La fusión entre sociedades mercantiles viene regulada por lo establecido en la Ley 3/2009, de 3 de abril, sobre modificaciones estructurales de las sociedades mercantiles (LMESM), artículos 22 a 53.

La fusión es, por tanto, un acto societario, que viene motivada por causas económicas, y no fiscales, en virtud del cual dos o más sociedades mercantiles, previa disolución de alguna o de todas ellas, fusionan sus patrimonios y agrupan a sus respectivos socios en una sola sociedad.

La fusión supone la extinción de cada una de las sociedades que participan, o de todas menos una, y la transmisión en bloque de sus patrimonios a una nueva entidad (fusión con creación de una nueva sociedad), o a una existente (fusión o absorción), que adquirirá por sucesión universal los bienes, derechos y obligaciones de aquellas.

Como características tenemos:

  • Continuidad de los accionistas o socios de las sociedades disueltas.
  • No existe el derecho de separación de socios.

En la fusión por absorción no será obligatorio aumentar el capital de la absorbente por la cuantía total del valor de los patrimonios incorporados mediante la operación, ya que podrá emplearse, caso de existir, su autocartera, tanto la que poseía antes de la operación como la que reciba a consecuencia de la misma, dentro del patrimonio de las sociedades absorbidas.

El tipo de canje de las acciones, participaciones o cuotas de las sociedades partícipes debe establecerse sobre la base del valor real de su patrimonio, es decir que se deben efectuar las correcciones valorativas de los elementos, principalmente los activos inmobiliarios.

El “Balance de fusión” recogerá el patrimonio neto a efectos de fusión de cada sociedad que intervenga. Este balance podrá ser el último aprobado por la Junta General de Accionistas o Socios, siempre que la fecha de cierre no diste más de 6 meses de la fecha de celebración de la Junta General de Accionistas en que se acuerde la fusión. Si el balance no cumpliese este plazo, se formulará otro nuevo, con fecha de cierre posterior al primer día del trimestre precedente a la fecha del proyecto de fusión.

Dicho balance se deberá auditar, si existe esa obligación en la sociedad, y aprobar por la Junta General de socios o accionistas.

Revista jurídica y financiera Ref.714165 (01/03/2016)
 

Instrucciones de uso del campus virtual   Página de inicio

El sistema de gestión de la calidad de AFIGE es conforme con la norma ISO 9001:2000
Certificado nº 2664/ER/01/03

El diseño e implantación del sistema de calidad de AFIGE ha sido auditado con éxito por la empresa certificadora ECA. Por tanto, AFIGE es una empresa certificada conforme a la normativa internacional ISO 9001:2000, lo que significa un reconocimiento expreso a nuestro esfuerzo permanente por ofrecerle un servicio de calidad contrastada.

AFIGE ha diseñado e implantado un sistema completo de gestión de la calidad. Este sistema incluye todas las etapas en que se desarrolla la prestación de nuestros servicios. El control y la selección de los proveedores, los distintos procesos de nuestra cadena de servicios, el diseño, elaboración y control de los cursos de formación, el seguimiento continuado efectuado a nuestros asociados y alumnos, son engranajes de la cadena de valor añadido y que son cuidadosamente vigilados para estar en disposición de ofrecer un servicio de calidad. Asimismo, la distribución de funciones, la formación permanente de todas las personas que componen nuestro equipo humano y el estricto control de calidad del sistema de resolución de consultas, son elementos esenciales que configuran también la política de calidad implantada en AFIGE.