e-learning empresarialQuiero más información
consultas onlineTeléfono gratuito 900 805 617
Linea activa

Campus Virtual de afige - Visor de documentos

Boletín Económico Financiero Ref.319922 (01/04/2005)

La apertura de centros de trabajo

El objeto del presente artículo es analizar los trámites que en materia laboral son necesarios para la apertura de un centro de trabajo, tras haber realizado los oportunos trámites previos de carácter civil, mercantil, fiscal, financiero, etc.

1. Introducción

En primer lugar es necesario delimitar el concepto de centro de trabajo.

Entendemos por empresa una unidad o entidad integrada por un conjunto organizado de medios materiales y humanos orientados a una actividad y fin productivos, mientras que un centro de trabajo es más bien una unidad técnica de producción. La figura del centro de trabajo tiene que ver, sobre todo, con la estructura y vertebración de la empresa.

Así, podemos definir el centro de trabajo en los siguientes términos: "Unidad productiva con organización específica, dada de alta, como tal, ante la autoridad laboral" (art. 1.5 ET).

2. Trámites para la apertura del centro de trabajo

2.1. Comunicación a la Autoridad Laboral

Suprimida la necesaria autorización administrativa previa, basta con la mera notificación o comunicación de la apertura cursada ante la Autoridad Laboral.

Los requisitos y tramitación de dicha comunicación aparecen recogidos en la orden de 6 de mayo de 1988, modificada por la posterior de 29 de abril de 1999, cuyo contenido puede sintetizarse de la siguiente manera:

- ¿Quiénes son los sujetos obligados? El empresario titular del centro o centros de trabajo. En el caso de obras de construcción corresponde además al promotor efectuar el "Aviso previo".
- ¿Objeto? ¿Sólo la apertura de un centro de trabajo de nueva creación? No, también la reanudación de las actividades, la ampliación, alteración o transformación de importancia o el traslado de las instalaciones.
- ¿Cuál es su tramitación? La comunicación a la Autoridad Laboral se lleva a cabo en un impreso por cuadriplicado, de conformidad con un modelo oficial que facilita la propia Administración laboral, en el que deberán consignarse los datos de la empresa y del centro de trabajo.
- ¿De qué plazo dispongo? El plazo es de treinta días siguientes a la apertura, reapertura, ampliación, transformación o traslado.

En el caso de las obras de construcción el aviso previo deberá presentarse antes del comienzo de los trabajos.
- ¿Cuál es la autoridad competente? La central o periférica del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales (MTAS) o en su caso, la autonómica, de conformidad con las respectivas normativas sobre atribuciones de competencias a las Comunidades Autónomas en materia laboral.
- Incumplimiento obligación
  Es infracción leve en materia de prevención de riesgos laborales no comunicar a la Autoridad competente la apertura del centro de trabajo. Será grave si la empresa es una industria peligrosa, insalubre o nociva por los elementos o sustancias que se manipulen.

2.2. Inscripción en la Seguridad Social

- ¿Quién debe realizarla? Todo empresario o empleador, persona física o jurídica, pública o privada, con o sin afán de lucro, que desee poner en marcha un negocio o empresa y contratar para ello trabajadores, debe solicitar su inscripción en la Seguridad Social como requisito previo e indispensable a la iniciación de sus actividades.

2.3. Afiliación, altas y bajas de los trabajadores

La afiliación es el acto administrativo por el que se realiza la incorporación del trabajador al Sistema de la Seguridad Social por vez primera en la vida activa del trabajador.

El alta es la que se produce cada vez que el trabajador inicia o reanuda su actividad laboral en una ocupación distinta que obliga su inclusión en el Régimen General de la Seguridad Social.

Baja es la que se produce cada vez que el trabajador cesa en su actividad laboral.

El empresario inscrito está obligado a comunicar el ingreso en la empresa (alta) de todos y cada uno de los trabajadores a su servicio, así como a solicitar la afiliación de aquellos trabajadores para los que dicha prestación en la empresa constituya su primer trabajo.

El empresario tiene también el deber de comunicar la baja del trabajador en el momento en que éste cese en la prestación de su trabajo o cuando cambie de centro de trabajo.

2.4 Formalización de la protección respecto a las contingencias de accidente de trabajo y enfermedad profesional del personal a su servicio

Puede efectuarse con el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) o con una Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales. Su formalización debe producirse en el momento de la inscripción la empresa.

2.5 Adquisición y legalización del libro de visita

Las empresas están obligadas a tener en cada centro de trabajo un Libro de Visitas en el modelo establecido. Dicha obligación alcanza, también, a los trabajadores por cuenta propia y a los titulares de centros o establecimientos, aun cuando no empleen trabajadores por cuenta ajena, e independientemente del régimen de la Seguridad Social aplicable.

En las Administraciones Públicas, a estos efectos, se entenderá por centro de trabajo el ámbito funcional con entidad orgánica y operativa propia en los niveles territoriales estatal, autonómico, provincial y municipal.

El Libro de Visitas deberá estar permanentemente a disposición de los Inspectores de Trabajo y Seguridad Social y de los Subinspectores de Empleo y Seguridad Social.

Cada ejemplar del Libro de Visitas será habilitado por el Jefe de la Inspección de la provincia en que radique el centro de trabajo. Los Libros de Visitas de los centros y dependencias centrales de la Administración General del Estado se habilitarán por el Jefe de la Unidad de Inspección radicada en la Autoridad Central.

Para la habilitación del segundo o ulteriores Libros de Visitas se presentará el anterior para justificar el agotamiento de sus folios; en caso de pérdida o destrucción del Libro anterior, tal circunstancia se justificará mediante declaración escrita del representante legal de la empresa comprensiva del motivo de la no presentación y pruebas de que disponga.

Los Libros de Visitas agotados se conservarán a disposición de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social durante el plazo de cinco años, contados a partir de la fecha de la última diligencia.

Las empresas que cuenten con centros de trabajo con permanencia inferior a treinta días en los que empleen seis o menos trabajadores no están obligadas a disponer de Libro de Visitas propio de dichos centros, utilizándose a tales efectos el del centro en que se encuentre domiciliada la empresa en la provincia de que se trate.

Cuando se justifique la imposibilidad o extrema dificultad objetiva para que en cada centro de trabajo se disponga de un Libro de Visitas propio, los Jefes de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social podrán autorizar la correspondiente excepción para el ámbito territorial de una misma provincia.

3. Normativa

  • Art. 1.5 del Estatuto de los Trabajadores.
  • O. M. de 29 de abril de 1999.
  • Art. 99 de la Ley General de la Seguridad Social.
  • Art. 5 y 6 del Real Decreto 84/96.
     

    Instrucciones de uso del campus virtual   Página de inicio

    El sistema de gestión de la calidad de AFIGE es conforme con la norma ISO 9001:2000
    Certificado nº 2664/ER/01/03

    El diseño e implantación del sistema de calidad de AFIGE ha sido auditado con éxito por la empresa certificadora ECA. Por tanto, AFIGE es una empresa certificada conforme a la normativa internacional ISO 9001:2000, lo que significa un reconocimiento expreso a nuestro esfuerzo permanente por ofrecerle un servicio de calidad contrastada.

    AFIGE ha diseñado e implantado un sistema completo de gestión de la calidad. Este sistema incluye todas las etapas en que se desarrolla la prestación de nuestros servicios. El control y la selección de los proveedores, los distintos procesos de nuestra cadena de servicios, el diseño, elaboración y control de los cursos de formación, el seguimiento continuado efectuado a nuestros asociados y alumnos, son engranajes de la cadena de valor añadido y que son cuidadosamente vigilados para estar en disposición de ofrecer un servicio de calidad. Asimismo, la distribución de funciones, la formación permanente de todas las personas que componen nuestro equipo humano y el estricto control de calidad del sistema de resolución de consultas, son elementos esenciales que configuran también la política de calidad implantada en AFIGE.