e-learning empresarialQuiero más información
consultas onlineTeléfono gratuito 900 805 617
Linea activa

Campus Virtual de afige - Visor de documentos

Consulta Ref.168332

¿Cuál es la diferencia entre el concepto de sujeto pasivo, contribuyente, responsable tributario y sustituto

Sujeto pasivo: es la persona natural o jurídica que según la ley está obligada al cumplimiento de las prestaciones tributarias, ya sea como contribuyente o como sustituto del mismo. Así pues, sujeto pasivo pueden ser la persona designada como contribuyente o sustituto. El contribuyente es la persona natural o jurídica a quien la ley impone la carga tributaria derivada del hecho imponible. Sustituto del contribuyente es el sujeto pasivo que por imposición de la ley y en lugar de aquél, está obligado a cumplir las prestaciones materiales y formales de la obligación tributaria. El concepto se aplica especialmente a los que están obligados a detraer el gravamen que proceda a ingresarlo en el Tesoro con ocasión de los pagos que realicen a otras personas. El sustituto del contribuyente es deudor del tributo en nombre propio. Ejemplo: En el IRPF el contribuyente es la persona física que recibe una serie de rendimientos (esta recepción de rendimientos es el hecho imponible que genera el devengo de este impuesto) y por tanto queda obligada a presentar una declaración donde ha de declarar el importe de estos rendimientos. Si recibe rendimientos de trabajo, el empresario cada mes, le retendrá un determinado porcentaje. Que practique la retención quiere decir que el empresario en nombre del contribuyente ingresa un importe en concepto de rendimiento de trabajo y por tanto luego se lo podrá restar en concepto de retenciones practicada en su declaración. En este momento el empresario está actuando como sustituto del contribuyente al ingresar ese importe en su nombre. Otro ejemplo, en el IVA, se grava el consumo, la existencia de renta que poseen las personas para destinarlas al consumo de bienes y servicios. La persona realiza el hecho imponible es el denominado consumidor final. Este sujeto pasivo somos nosotros. En cambio quien está obligado a presentar las declaraciones de IVA son los empresarios. Los empresarios no quedan afectados, en principio, por el IVA puesto que si repercuten IVA y tienen derecho a deducción Total del IVA soportado, el efecto que causa el IVA es nulo. En cambio para un consumidor final, a la compra de un bien no solo pagaremos el precio del bien sino que también el IVA que se devenga. Como deudores principales son los obligados en primer lugar al ingresos de la deuda tributaria: contribuyente, sustituto. Por otro lado, en relación al concepto de domicilio social y fiscal. El domicilio social corresponde a efectos mercantiles a la sede donde radica la dirección y administración de la empresa. En principio el domicilio social y fiscal ha de coincidir, pero si existe diferencias se establecen diferentes criterios para establecer cual es el verdadero domicilio fiscal y así establecer el territorio donde se devengan los correspondientes tributos. Ejemplo, puede ser que una empresa tenga establecido su domicilio social en Madrid pero realmente donde ejerza su actividad o su sede de dirección y de gestión se realice en el País Vasco, teniendo en cuenta que en este territorio se aplica un régimen tributario diferente, se deberá observar realmente su domicilio fiscal a efectos de averiguar que régimen tributario se aplica si el nacional o el foral.

 

Instrucciones de uso del campus virtual   Página de inicio

El sistema de gestión de la calidad de AFIGE es conforme con la norma ISO 9001:2000
Certificado nº 2664/ER/01/03

El diseño e implantación del sistema de calidad de AFIGE ha sido auditado con éxito por la empresa certificadora ECA. Por tanto, AFIGE es una empresa certificada conforme a la normativa internacional ISO 9001:2000, lo que significa un reconocimiento expreso a nuestro esfuerzo permanente por ofrecerle un servicio de calidad contrastada.

AFIGE ha diseñado e implantado un sistema completo de gestión de la calidad. Este sistema incluye todas las etapas en que se desarrolla la prestación de nuestros servicios. El control y la selección de los proveedores, los distintos procesos de nuestra cadena de servicios, el diseño, elaboración y control de los cursos de formación, el seguimiento continuado efectuado a nuestros asociados y alumnos, son engranajes de la cadena de valor añadido y que son cuidadosamente vigilados para estar en disposición de ofrecer un servicio de calidad. Asimismo, la distribución de funciones, la formación permanente de todas las personas que componen nuestro equipo humano y el estricto control de calidad del sistema de resolución de consultas, son elementos esenciales que configuran también la política de calidad implantada en AFIGE.