e-learning empresarialQuiero más información
consultas onlineTeléfono 607 036 887 - 607 053 177
Linea activa

Campus Virtual de afige - Visor de documentos

Causas de disolución de sociedades mercantiles

Dada la delicada situación económica, cada vez son más las sociedades que se ven obligadas a afrontar su disolución y liquidación. Es importante conocer en qué circunstancias se debe acordar por parte de la Junta General el acuerdo de disolución, sobre todo porque de su incumplimiento se pueden derivar responsabilidades a los administradores.

Las sociedades de capital se disolverán por la existencia de causa legal o estatutaria debidamente constatada por la junta general o por resolución judicial.

La sociedad de capital deberá disolverse:

  • por el cese en el ejercicio de la actividad o actividades que constituyan el objeto social.
  • por la conclusión de la empresa que constituya su objeto.

  • por la imposibilidad manifiesta de conseguir el fin social.

  • por la paralización de los órganos sociales, de modo que resulte imposible su funcionamiento.

  • por pérdidas que dejen reducido el patrimonio neto a una cantidad inferior a la mitad del capital social, a no ser que éste se aumente o se reduzca en la medida suficiente, y siempre que no sea procedente solicitar la declaración de concurso.

  • por reducción del capital social por debajo del mínimo legal, que no sea consecuencia del cumplimiento de una ley.

  • porque el valor nominal de las participaciones sociales sin voto o de las acciones sin voto excediera de la mitad del capital social desembolsado y no se restableciera la proporción en el plazo de dos años.

  • por el transcurso del término de duración fijado en los estatutos.

  • por el transcurso de un año desde la adopción del acuerdo de reducción del capital social por debajo del mínimo legal, como consecuencia del cumplimiento de una ley, si no se hubiera inscrito en el Registro Mercantil la transformación o la disolución de la sociedad, o el aumento del capital social hasta una cantidad igual o superior al mínimo legal.

También se podrán establecer otras causas si quedan convenientemente reflejadas en los estatutos sociales.

En los concursos de acreedores, la apertura de la fase de liquidación producirá la disolución de pleno derecho de la sociedad.

Los administradores pueden responder personal y solidariamente entre sí y con la sociedad de las deudas sociales posteriores a la fecha en que la sociedad hubiese tenido la obligación de acordar la disolución de la compañía.

La disolución de la sociedad se inscribirá en el Registro Mercantil.

Revista jurídica y financiera Ref.721793 (20/07/2016)
 

Instrucciones de uso del campus virtual   Página de inicio

El sistema de gestión de la calidad de AFIGE es conforme con la norma ISO 9001:2000
Certificado nº 2664/ER/01/03

El diseño e implantación del sistema de calidad de AFIGE ha sido auditado con éxito por la empresa certificadora ECA. Por tanto, AFIGE es una empresa certificada conforme a la normativa internacional ISO 9001:2000, lo que significa un reconocimiento expreso a nuestro esfuerzo permanente por ofrecerle un servicio de calidad contrastada.

AFIGE ha diseñado e implantado un sistema completo de gestión de la calidad. Este sistema incluye todas las etapas en que se desarrolla la prestación de nuestros servicios. El control y la selección de los proveedores, los distintos procesos de nuestra cadena de servicios, el diseño, elaboración y control de los cursos de formación, el seguimiento continuado efectuado a nuestros asociados y alumnos, son engranajes de la cadena de valor añadido y que son cuidadosamente vigilados para estar en disposición de ofrecer un servicio de calidad. Asimismo, la distribución de funciones, la formación permanente de todas las personas que componen nuestro equipo humano y el estricto control de calidad del sistema de resolución de consultas, son elementos esenciales que configuran también la política de calidad implantada en AFIGE.